Las ubicaciones más pequeñas pueden enfrentar grandes demandas en su infraestructura inalámbrica. Los usuarios acceden a las mismas aplicaciones y contenido de gran ancho de banda que consumirían en cualquier otro lugar, y esperan una conectividad sólida y confiable.