El profesor David Malan quiere que la experiencia de ver una de sus clases sea similar a lo que esperaríamos cuando vemos Netflix.

Por eso, graba sus sesiones en alta resolución 4K, un estándar usado en cine, que ofrece una imagen más nítida. Malan empezó a filmar sus clases mucho antes de que la pandemia de covid-19 empujara a gran parte del mundo a la educación remota.

«Se convirtió en el primer instructor de Harvard en ofrecer un curso completo, de forma gratuita, en formatos de audio y video», señala Eren Orbey en The New Yorker.

En 2012, Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) lanzaron la plataforma de aprendizaje online, edX, que ofrece lo que se conocen como los mooc: Cursos Online Masivos y Abiertos.

«Pero pocos, si es que alguno, combinan la credibilidad institucional, el enorme alcance y el compromiso entusiasta de Malan», escribió Orbey en su reportaje: How Harvard’s Star Computer-Science Professor Built a Distance-Learning Empire («Cómo el profesor estrella de informática de Harvard construyó un imperio de aprendizaje a distancia»).

El CS50

Malan imparte el curso CS50: Introduction to Computer Science, en el que introduce a los estudiantes a la ciencia de la computación y «al arte de la programación».

David Malan frente a tres pantallas

Es gratuito y está dirigido tanto a alumnos que tienen conocimiento en ese campo como a los que no. Se trata del curso más grande y uno de los más populares de Harvard.

Antes de que se desatara la pandemia, le cuenta Malan a BBC Mundo, en el campus había inscritos 800 estudiantes. De hecho, años antes, debido al aumento del número de alumnos, la clase se tuvo que trasladar a un recinto más grande, el Teatro Sanders de Harvard.

El profesor cuenta con un equipo que le ayuda con la producción de sus sesiones, las cuales se pueden ver en internet. Es parte de la «pedagogía» del curso.

Confiesa que siempre ha amado a Los Muppets. Por eso, tiene un títere que un día llevó a su oficina en Harvard y que terminó convirtiéndose en el protagonista de un cortometraje sobre un estudiante que trabaja en su proyecto final de CS50.

Y como nos dijo en nuestra conversación, quizás explore el uso de títeres en su método de enseñanza.

La entrevista ha sido editada por razones de claridad y concisión.

línea

¿Cómo empezó su relación con el curso CS50?

Estudié en Harvard entre 1995 y 1999 y en mi segundo año de carrera, CS50 estaba entre mis opciones. Pude asistir a algunas clases antes de decidir si hacía el curso o no.

Estudiantes
Pie de foto,Así se veía una de las clases de CS50, en el Teatro Sanders de Harvard, antes de que se desatara la pandemia. (Foto: 2018)

No sólo terminé tomándolo, sino enamorándome de él. Fue la primera vez en mis 19 años de vida que la tarea era algo realmente divertido. Recuerdo que llegaba el fin de la semana y me iba a mi dormitorio con muchas ganas de hacer los ejercicios de programación que nos habían asignado.

Esa fue una señal de que la informática podía ser el campo idóneo para mí, pues en esa época, de hecho, mi intención era especializarme en Gobierno, un mundo muy diferente.

Años después, en 2007, cuando acababa de terminar mi doctorado en Ciencia de la Computación en Harvard, a donde había regresado tras algunos años de adquirir experiencia laboral, surgió una oportunidad.

El profesor que enseñaba CS50 se había convertido en el decano de la escuela, por lo que se abrió la vacante. Me encaminé hacia ese rol que se suponía iba a desempeñar por un año y se ha convertido en 14 años.

¿En todos estos años qué hace en sus clases para que CS50 sea uno de los cursos más populares de Harvard?

Creo que nos beneficiamos del interés que existe por la tecnología. Todos estamos tan familiarizados con ella que la queremos comprender y eso lo encuentro maravilloso.

Dentro de CS50, no sólo nos enfocamos en las clases, sino que hacemos un esfuerzo adicional por crear un sentido de comunidad entre los estudiantes.

Estudiantes

A lo largo del semestre, organizamos eventos como el CS50 Puzzle Day, en el que invitamos a cientos de estudiantes para que trabajen en grupos pequeños para solucionar problemas de lógica y rompecabezas.

Al final, tenemos el HackathonCS50, que es una oportunidad para que por 12 horas, toda una noche, los estudiantes trabajen en sus proyectos finales, junto a compañeros y el personal que le brinda asistencia al curso.

Y, luego, el clímax del curso es la Feria CS50, que es la exposición de los proyectos finales de los alumnos, a la que invitamos a todos los estudiantes, profesores y personal del campus. Generalmente contamos con unos 2.000 asistentes.

La idea es ayudar a crear una atmósfera en la que los estudiantes se sientan que son parte de algo especial y no que simplemente están participando de una clase.

Hay muchas personas que no pueden venir a Cambridge y que hacen el curso por internet. Por eso, intentamos replicar online la mayor parte de esos componentes de la comunidad.

¿Qué hace para seguir innovando como profesor después de tantos años enseñando el mismo curso?

Creo que es un deseo innato para que el trabajo nunca llegue a volverse aburrido.

David Malan
Pie de foto,Para Malan, la diversión y la educación se compaginan muy bien. «No hay nada menos inspirador que una clase aburrida, en la que ni tú ni el profesor quieren estar», dice. (Foto: 2013)

Nunca he sentido que CS50 sea un curso (cuyo diseño) esté acabado. Al revés, es como si siempre pudiésemos hacer algo mejor o intentar algo nuevo.Los rápidos cambios tecnológicos que ocurren nos permiten, probar herramientas y técnicas nuevas.

¿Qué representa la docencia para usted?

Empecé a enseñar porque me pareció un desafío divertido: por una parte compartir el conocimiento que había adquirido y, por otra, descubrir cómo comunicarme para que otras personas pudieran entender un contenido por primera vez.

Estudiantes
Pie de foto,Malan tomó el curso CS50 y años después se convirtió en su instructor, algo que, dice, le apasiona. (Foto: 2013)

Ha sido especialmente emocionante introducir temas de ciencias de la computación o programación, que son campos en los que muchas personas no se sienten familiarizadas, y ver que los alumnos los asimilan.

Creo que también se ha convertido en una misión en los últimos años, creo que las universidades, las escuelas y los profesores en general pueden hacer mucho bien compartiendo conocimientos y haciendo que la educación en sí sea gratuita.

Y por eso, en años recientes, hemos aspirado como equipo a seguir con el compromiso de poner a la disposición, de forma gratuita, el material didáctico que hacemos, con la esperanza de conectarnos con más estudiantes, que de otra manera no tendrían la oportunidad de venir a un lugar como Cambridge o a una Universidad como Harvard.

Usted ha dicho que la mezcla de diversión con educación no tiene nada de malo. ¿Cuál es el desafío de enseñar una materia, que para muchos puede parecer muy complicada, de una manera divertida?

Para mí, el objetivo es que los estudiantes entiendan la base, los principios. De esa manera, cuando salgan de la clase o cuando cierren su computadora portátil, puedan razonar sobre el mundo que los rodea y resolver problemas teniendo en cuenta esos principios.

Alumnos en el Teatro Sanders de Harvard
Pie de foto,A medida que el número de estudiantes crecía, el curso CS50 se tuvo que mover a un lugar mucho más amplio: el Teatro Sanders de Harvard. (Foto: 2013)

En cuanto a cómo hacer que un material árido resulte emocionante… Ese es el desafío, no sólo para mí, sino para la mayoría de los maestros. Intento ayudar a la gente a que vea lo que yo encuentro interesante en un tópico. Creo que también tiene que ver con la presentación. No hay nada menos inspirador que una clase aburrida, en la que ni tú ni el profesor quieren estar.

Gran parte de lo que me impulsa, de lo que me da energía y entusiasmo es evitar a toda costa crear una situación en la que los estudiantes no quieran estar en el salón y se desconecten por completo.

Y es que me pasó muchas veces: estar en una clase que no estaba disfrutando, que no me inspiraba. De ahí viene ese deseo ardiente por asegurarme de que mis estudiantes nunca se sientan como yo me sentí en algunas clases.

Usted filma sus clases en alta resolución 4K porque, como ha dicho, quiere hacer que la experiencia sea similar a la que esperamos cuando vemos Netflix. ¿Nos puede contar un poco sobre la producción de una clase?

Se trata de algo que ha evolucionado con el tiempo. Cuando comencé a enseñar, no teníamos cámaras.

Estudiante

Deseas tomar algunos de los cursos? Aquí te dejamos el link:

https://www.edx.org/es

 

Select the fields to be shown. Others will be hidden. Drag and drop to rearrange the order.
  • Image
  • SKU
  • Rating
  • Price
  • Stock
  • Availability
  • Add to cart
  • Description
  • Content
  • Weight
  • Dimensions
  • Additional information
  • Attributes
  • Custom attributes
  • Custom fields
Click outside to hide the compare bar
Compare
Lista de Deseos 0
Abrir chat
¿Cómo podemos ayudarle?
Shopping cart close