Los impresionantes “templos” creados por Apple, IBM y otros gigantes de la tecnología alrededor del mundo

¿Cuáles son los países de América Latina que generan más basura electrónica y por qué?
15 December, 2017
Las 6 tendencias en tecnologías que impactarán en 2018
18 December, 2017

Los impresionantes “templos” creados por Apple, IBM y otros gigantes de la tecnología alrededor del mundo

Un vestíbulo

Cada año, más de 100.000 visitantes caminan a través y alrededor de un grupo de edificios solemnes e impresionantes de finales del siglo XVIII en el borde del Parque Nacional Peak District de Inglaterra.

Se trata de Cromford Mill, Derbyshire, fundada en 1771 por el inventor y emprendedor Richard Arkwright. Aquí, mucho antes de que Henry Ford naciera, comenzó la producción en masa.

En estos edificios, con pisos libres de divisiones y ventanas por todos lados, funcionaban telares accionados con molinos de agua que hilaban resmas de algodón las 24 horas del día.

Esta maquinaria ruidosa era atendida por niños de años que trabajaban turnos de 12 horas.

El algodón dejó de dar vueltas aquí en la década de 1840, cuando los grandes molinos de Manchester y sus alrededores asumieron el desafío de fabricar y enviar algodón al mundo.

El enormemente ambicioso Houldsworth Mill en Reddish, diseñado por Abraham Stott, fue uno de los templos aún dedicados a la tecnología industrial cuando se inauguró en 1865.

Las fábricas de algodón perdieron su propósito cuando la competencia extranjera creció, después de la Primera Guerra Mundial.

Es por eso que Cromford Mill renació como un popular centro de visitantes y Houldsworth Mill como un conjunto de tiendas, departamentos, oficinas y espacios artísticos.

La fachada del edificio Houldsworth Mill en Cheshire, Inglaterra

El lugar de la fábrica de algodón, como templo de la tecnología, tuvo al principio a las ruidosas locomotoras que surgieron desde la década de 1840, cuando los ferrocarriles extendieron su red mundial de hierro, vapor y acero.

La North British Locomotive Company envió sus motores de vapor desde Glasgow a lugares tan distantes como Terranova y Nueva Zelanda, América del Sur, la África subsahariana, Medio Oriente y Malasia.

En 1904, la compañía construyó una nueva sede, un imperioso templo del barroco eduardiano diseñado por el arquitecto escocés James Miller.

En su entrada había una figura de una locomotora de vapor labrada en piedra que parecía brotar de cadenas y poleas a través de un frontón de piedra roja, dividida por estatuas de diosas de estilo romano que representaban la “Ciencia” y la “Velocidad”.

Al no lograr una transición comercial exitosa del vapor a diésel y a la electricidad, North British Locomotive Works cerró en 1962.

Abiertos al ojo público

Al igual que los Cromford y Houldsworth Mills, el imponente edificio de la sede de Miller encontró un nuevo uso, como sede del Glasgow Kelvin College donde hoy en día se enseña ingeniería mecánica e informática.

Si el algodón y los ferrocarriles difundieron su evangelio industrial de Gran Bretaña hacia todo el mundo, también lo hicieron las noticias impresas en resmas de papel. EDaily Express, fundado en 1900, fue durante varios años el periódico británico más leído.

Fue el primero en llevar noticias en lugar de anuncios en su página principal.

El edificio Streamlined Moderne

Su segundo propietario, Max Aitken (el futuro Lord Beaverbrook) tenía una pasión por la arquitectura. La nueva oficina del ‘Streamlined Moderne’ que construyó en Fleet Street a comienzos de la década de 1930 —con todas las ventanas negras Vitrolite compensadas por brillantes detalles de cromo— era deslumbrante.

Sin embargo, la oficina y la imprenta de Manchester que surgieron después fueron otra cosa; un magnífico diseño moderno que se iluminaba por la noche para que los transeúntes pudieran mirar boquiabiertos los periódicos que se tambaleaban entre las prensas a una velocidad verdaderamente rápida.

Este templo de la tecnología, completado por los diseños del ingeniero Sir Owen Williams en 1939, dejó una gran impresión en el joven Norman Foster, cuando recorría en bicicleta su ciudad natal antes de emprender su camino a la arquitectura, y medio siglo antes de dictar cátedra con Foster y Partners.

El vestíbulo del edificio del Daily Express en Londres

Esa firma fue a la que Steve Jobs le pidió que diseñara su nueva sede central en California para Apple, la cual fue inaugurada este año y seguramente es el templo de la tecnología más famoso del siglo XXI.

Ambición imponente

Entre el declive del vapor, el auge del periódico como objeto impreso y el surgimiento de la computadora, surgieron nuevas formas de arquitectura elegante y sofisticada de diferentes maneras en Gran Bretaña y Estados Unidos.

Llegaron a representar el mundo omnipresente de la tecnología digital y las comunicaciones.

Es difícil, por ejemplo, separar la arquitectura de acero, aluminio, bronce y vidrio de Mies van der Rohe, del mundo de IBM y una generación de computadoras centrales System/360 que desempeñaron papeles clave en la Misión Lunar de la NASA en 1969 y la serie de televisión Mad Men (2007-2015).

Parecía apropiado que el último edificio de Mies, terminado en 1972 después de su muerte, fuera el IBM Plaza en Chicago (la compañía ya ha dejado el edificio), con su monolítico templo de 52 plantas para la tecnología informática contemporánea.

Tan pulido como el IBM Plaza de Mies, el Apple Park de Fosteren Cupertino, California, es un monumento a la era del iPhone y las comunicaciones instantáneas personales y globales.

El antiguo edificio de IBM en Chicago

Por casualidad, el área contenida dentro del principal edificio con forma de anillo es de 260.000 metros cuadrados, un tamaño casi idéntico al del Houldsworth Mill de Stockport.

Esta área es muy grande ciertamente, aquí Apple Park tiene siete cafés para su fuerza de trabajo de 12.000 personas, al igual que espacios de estacionamiento, gimnasios, piscina y kilómetros de senderos para correr y correr a través de parques recién plantados.

Al igual que los monjes en un monasterio, los empleados pueden pasar sus vidas aquí, asumiendo que se les permite dormir bajo lo que llaman sus escritorios.

Así como un templo necesita un santuario, en el campus de Apple los visitantes elegidos se dirigen al punto más alto del sitio: el Teatro Steve Jobs.

Su vestíbulo es un cilindro de vidrio de seis metros de altura, sombreado por un techo de fibra de carbono metálico.

Bajo tierra hay un auditorio de 1.000 asientos para conferencias de prensa, lanzamientos de productos y la adulación que va de la mano con el teléfono inteligente en los eventos de culto de esta compañía.

El vestíbulo del Teatro Steve Jobs Foto: Nigel Young/ Foster+Partners

Si los ferrocarriles de la era del vapor fueran una especie de religión para millones de entusiastas ferroviarios de todo el mundo, estos peregrinarían a los depósitos de locomotoras, como lo hacen los seguidores de culto de Apple y otras compañías tecnológicas.

Lo que hace que varios templos del siglo XXI para la tecnología parezcan diferentes a sus predecesores, desde Arkwright hasta IBM y desde Foster hasta Jobs y Apple, es la idea de que estos deben ser de alguna manera alegres, juveniles y divertidos.

Parece que tanto a Google como a Facebook les gustan las oficinas que se parecen a las guarderías, ya sea en California o en el centro de Londres.

Ambos han contratado a arquitectos y diseñadores como Frank Gehry, Bjarke Ingels, Thomas Heatherwick y OMA, conocidos por sus caprichosos edificios.

El teatro Steve Jobs en el Apple Park Foto: Nigel Young/ Foster+Partners

Ambos enfoques a las nuevas sedes tecnológicas demuestran que estas empresas ambiciosas se deleitan con la idea de edificios vastos y sólidos, incluso mientras venden un sueño de comunicación digital global etérea.

La línea de la belleza

Hay templos alternativos de tecnología que, si bien están conectados con la última tecnología digital, vinculan la invención y el diseño de nuevos productos con su fabricación.

Juntos, el Centro Tecnológico de McLaren (2003) y el Centro de Producción de McLaren (2011) en las afueras de Woking, en Inglaterra, forman una de las fábricas más avanzadas y elegantes del mundo.

Diseñado por Foster+Partners para los fabricantes de Fórmula Uno y autos deportivos de ultra alta velocidad, la fábrica puede sentirse como un cruce entre una clínica ultramoderna y un templo zen igualmente contemporáneo.

La fachada del McLaren Center Foto: Foster+Partners

Los edificios interconectados, prístinos, lisos y relucientes, se encuentran a poca altura en el paisaje junto a un lago artificial que, además de verse bien, es una parte integral del sistema de refrigeración de la planta.

En el interior, los automóviles son ensamblados en inmaculadas galerías blancas.

Así es como pueden ser las fábricas del siglo XXI, muy alejadas del sudor y la suciedad de las obras ferroviarias del siglo XIX, pero dotadas de hábiles mecánicos e ingenieros que elaboran lo que diseña su empresa con la ayuda de la última tecnología digital.

La empresa McLaren se hizo eco de la fábrica Rolls-Royce, una subsidiaria de BMW, que se inauguró en 2003 en una esquina de Goodwood Estate, Reino Unido, que ha sido designada como área de excepcional belleza natural.

Diseñado por Grimshaw Architects, el edificio de baja altura está revestido de piedra caliza y cedro, escondido bajo un techo verde y rodeado por 400.000 plantas y árboles.

Parte del campus de Apple en California Foto: Nigel Young/ Foster+Partners

Al igual que con McLaren, el interior es suficientemente atractivo como para detener la mirada de los directores de galerías de arte más ambiciosos. En este espacio también podría exhibir valiosas esculturas para armar autos costosos.

En 2002, Volkswagen abrió su Gläserne Manufaktur (fábrica de vidrio) en un parque en el centro de Dresde, Alemania.

Diseñado inicialmente, por el arquitecto Gunter Henn, para la producción del VW Phaeton una parte de la idea era mostrar a los transeúntes que la producción de automóviles podía ser una actividad impecable, llevada a cabo en condiciones de galería de arte.

Lo que es más notable es que las piezas y el equipo para Gläserne Manufaktur se entregan en tranvías de carga que circulan a través de las calles históricas de Dresde.

El edificio Gläserne Manufaktur

Las compañías tecnológicas continúan intrigadas por la forma en que los autos eléctricos llevarán la tecnología digital a nuevos límites.

Pero si surgiera la idea de un automóvil radicalmente nuevo, ¿separarían el diseño de la fabricación, como lo hacen ahora en sus templos de la tecnología?

¿O podrían seguir el ejemplo de otras compañías, cuyos templos se pueden construir en un parque nacional e incluso mejorarlo?

 

 

 

 

 

www.bbcmundo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *